De hombres y de ratas: el general Walter y Alberti

main316

Hace poco leí un artículo que decía que los hombres y las ratas son los únicos seres vivos capaces de adaptarse a cualquier clima, a cualquier situación. Que sólo los hombres y las ratas son capaces de sobrevivir donde cualquier otra especie muere.

Parte de esa capacidad de adaptación extrema tiene que pasar, de algún modo, por un estadio de belleza. Porque no tiene sentido vivir sólo en el horror. El artículo decía que unas ratas robaban huevos de una pastelería en plena noche. Una de ellas se colocaba sobre el huevo y rodaba por la mesa hasta el borde de la misma, desde donde se dejaba caer. Y caía, cómo no, sobre su cuerpo sin que el huevo sufriera ningún daño. Aunque ella muriera, entre todas las ratas se repartían después el botín. Pero lo importante, allí donde escasea la comida, es no desperdiciar nada, aunque acabe sirviendo de alimento a las ratas.

La Asociación de Amigos de las Brigadas Internacionales tiene una exposición itinerante (ahora mismo en la Biblioteca Pública Villa de Vallecas) con las fotografías del archivo de Walter, un general polaco, enviado a España como estratega en 1936. Junto a una de las fotografías estaba, cómo no, el poema de Alberti a los brigadistas:

Venís desde muy lejos… Mas esta lejanía
¿qué es para vuestra sangre que canta sin fronteras?
La necesaria muerte os nombra cada día,
no importa en qué ciudades, campos o carreteras.

De este país, del otro, del grande, del pequeño,
del que apenas si al mapa da un color desvaído,
con las mismas raíces que tiene un mismo sueño,
sencillamente anónimos y hablando habéis venido.

No conocéis siquiera ni el color de los muros
que vuestro infranqueable compromiso amuralla.
La tierra que os entierra la defendéis seguros,
a tiros con la muerte vestida de batalla.

Quedad, que así lo quieren los árboles, los llanos,
las mínimas partículas de la luz que reanima
un solo sentimiento que el mar sacude: ¡Hermanos!
Madrid con vuestro nombre se agranda y se ilumina.

Sea como sea, lo importante es que el huevo no se rompa, y aquellos brigadistas vinieron a cubrir con sus cuerpos la España que iba camino de pudrirse. La tierra que os entierra la defendéis seguros…. Lo importante habría sido aprender algo; Camus lo hizo: Fue en España donde mi generación aprendió que uno puede tener razón y ser derrotado, que la fuerza puede destruir el alma, y que a veces el coraje no obtiene recompensa.

A veces viendo estas cosas, tantos años después, y viviendo en el corazón de un huevo que sigue podrido tantos años después, se me encoge el estómago. Y temo que no, que no hayamos aprendido nada.

Irene Morán, 2014
Un trozo de cartón en Facebook

ABBI (Asociación de Amigos de las Brigadas Internacionales)
Exposición legado Walter
ABBI en Facebook

Destrozan placas de un mural que homenajean a republicanos muertos en la Batalla del Ebro. Público.es, 13 de febrero de 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s