La topografía de las lágrimas. Rose-Lynn Fisher

fisher_tearsofgrief
Lo cierto es que no soy muy de fotografía científica, pero sí mucho de llorar. Y como tal he dedicado una gran cantidad de tiempo a lo largo de mi vida en pensar (casi siempre inútilmente) el por qué de ese llorar desesperado, el por qué de una pena que cuando llega es infinita, el por qué de una sensibilidad molestamente por encima de la media.

Pero estar triste es aburrido, y cansa. Así que cuando uno pasa mucho tiempo llorando necesita encontrarle una utilidad a ese tiempo que se va y que nunca va a volver, y que se está malgastando entre lágrimas. Acababa examinándolas: la velocidad a la que caen, cómo se quedan atrapadas en la cuenca del ojo, como van anegando la visión cuando no terminan de salir. ¿Quién, si no alguien muy triste, pensó alguna vez en guardar las lágrimas en un tarrito de cristal? ¿Cuántas cartas con tinta corrida por lágrimas de felicidad salen en las películas? Estar triste es un sinsentido rodeado de un aura de romanticismo casi tan grande como el del amor. La grandilocuencia de la pena no tiene parangón.

Rose-Lynn Fisher pasó una mala racha, según sus palabras, y lloraba mucho. Como buena llorona, le dedicó algo del tiempo de su pena a reflexionar acerca de los cambios fisiológicos que se producían en su cuerpo. Podría haber elegido las arrugas, que se harían más profundas. Las canas, que probablemente aumentaban a medida que pasaban los días sin consuelo. Las ojeras, más profundas y marcadas. Pero eligió las lágrimas. Y secas, puestas en un microscopio, las fotografió.

Dividió las lágrimas en tres grupos: de alegría, de pena, y basales (las que mantienen la córnea hidratada). Y en su estudio refleja cómo, siendo los mismos sus componentes, las formas que crean al cristalizar son distintas. Yo no sé realmente cuánto tiene de científico este trabajo, ni me llaman especialmente la atención las “topografías” resultantes, pero me hace mucha gracia que se le haya ocurrido, que lo haya hecho, y que en las últimas semanas se hable de ello en tantos medios.

Irene Morán, 2013
Un trozo de cartón en Facebook

Web personal de Rose-Lynn Fisher

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s