1/viii/2013: la bolsa o la vida.

cabecera

Como si de un cómic del oeste se tratara, el 1 de agosto muchos pensaron que se enfrentaban a un bandido que les amenazaba: la bolsa o la vida. Con las piernas bien abiertas, con una base amplia para no caer si el retorno del disparo era más fuerte de lo esperado. No pasa nada, bandido. Algunos nunca se caen en el polvo. Algunos nunca se ensucian el pantalón, pese a estar tan cubiertos de suciedad como los hermanos Dalton de plumas y alquitrán.

Tranquilo, bandido, que los demás seguiremos moviéndonos en el polvo. Porque el polvo es del camino. Un camino que no podemos dejar de andar, pese a las zancadillas.

Y mientras tanto son testimonios de la mañana del 1 de agosto mientras en el Senado se ¿debatía? más de lo mismo. Son sólo algunas historias, y que cada uno sume la suya. La historia de ese jueves en el que el tiempo no se paró, que nos vendieron como punto de inflexión, y que claramente sólo fue un día más.

Jueves 1 de agosto de 2013, 09:00h.

La vida no podía parar. Ni podíamos ceder a la estrategia de comparecer el primero de agosto por la mañana. Pero tampoco podíamos dejar de vivir porque, aunque nos bailen a su son, todos tenemos una esfera privada en la que el monólogo es sólo nuestro. Y el primero de agosto era sólo un día más.

Mientras en el Senado se orquestaba un teatrillo de marionetas con un final tan predecible como el de Blancanieves, nuestra vida siguió. Con la radio en un segundo plano, con titulares cada hora y tweets en avalancha.

No, señor Presidente, no, Señorías. No es que no nos importe. Es que los debates que libran admiten cuatro posturas estratégicas* y para llevarlas a cabo hay que estar allí. Mientras nuestros representantes afilaban las lenguas en este juego sin árbitro, en el que las tablas, a pesar de ser evidentes, no pueden ser una opción, seguimos cada uno con nuestra vida. Un jueves más.

* Ries y Trout, Guerra del Marketing.

Las cuatro estrategias fuera del debate no sirven para nada. En la vida que nos juegan, no hay más estrategia que el aquí.

Irene Morán, 2013
Un trozo de cartón en Facebook

Defensa: sólo la puede hacer el líder, los movimientos competitivos siempre deben ser bloqueados. Cubrir los puntos débiles antes de recibir ataques.

Defensa: sólo la puede hacer el líder, los movimientos competitivos siempre deben ser bloqueados. Cubrir los puntos débiles antes de recibir ataques.

Ataque: atacar al líder. Buscar la debilidad en la fortaleza del líder y atacar ese punto. Lanzar el ataque en un frente tan estrecho como sea posible.

Ataque: atacar al líder. Buscar la debilidad en la fortaleza del líder y atacar ese punto. Lanzar el ataque en un frente tan estrecho como sea posible.

Flanqueo: debe hacerse dentro de un área poco o nada disputada. La sorpresa táctica debe ser un elemento importante del plan. La persecución es tan fundamental como el ataque en sí mismo.

Flanqueo: debe hacerse dentro de un área poco o nada disputada. La sorpresa táctica debe ser un elemento importante del plan. La persecución es tan fundamental como el ataque en sí mismo.

Guerrillas: localizar una sección lo bastante pequeña para poder defenderla. No importa qué tan exitoso seas, nunca actúes como líder. Estar preparado para retirarse en el momento que se le avise. Agresividad.

Guerrillas: localizar una sección lo bastante pequeña para poder defenderla. No importa qué tan exitoso seas, nunca actúes como líder. Estar preparado para retirarse en el momento que se le avise. Agresividad.

Anuncios

Una respuesta a “1/viii/2013: la bolsa o la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s