Fotografía y vídeo, poesía y prosa: Ricardo Romanoff y Julio Cortázar

ricardoromanoff9
Un amigo le dijo a Cortázar que alternar poemas y prosa en una narración era suicida, porque los poemas exigen una actitud, una concentración, incluso un enajenamiento por completo diferentes de la sintonía mental frente a la prosa, y de ahí que tu lector va a estar obligado a cambiar de voltaje a cada página y así es como se queman las bombitas. Yo estoy de acuerdo con su amigo: soy muy mala lectora de poesía. Pero cuando me encuentro con un poema que me toca de la piel para dentro, me acuerdo de que Cortázar decía que la poesía era su juego secreto. Y la coloco de nuevo en el pedestal del que, él mismo, quiso hacerla bajar. No puedo evitarlo. Eso me pasó cuando me encontré con Esta ternura:

Esta ternura y estas manos libres,
¿a quién darlas bajo el viento ? Tanto arroz
para la zorra, y en medio del llamado
la ansiedad de esa puerta abierta para nadie.
Hicimos pan tan blanco
para bocas ya muertas que aceptaban
solamente una luna de colmillo, el té
frío de la vela al alba.
Tocamos instrumentos para la ciega cólera
de sombras y sombreros olvidados. Nos quedamos
con los presentes ordenados en una mesa inútil,
y fue preciso beber la sidra caliente
en la vergüenza de la medianoche.
Entonces, ¿nadie quiere esto,
nadie?

Julio Cortázar

Ricardo Romanoff ha jugado a un juego parecido al de Cortázar alternando poesía y prosa, arrancando imágenes de vídeos. El padre de un amigo suyo hizo unos vídeos en súper 8 entre 1960 y 1980 en Brasil. En una reflexión sobre el tiempo Ricardo ha fotografiado la proyección de los vídeos para congelar instantes en los que participan el padre de su amigo, él mismo, y el espectador. El resultado de este juego de la memoria se llama Supervivencias (2010). Por eso sé que Cortázar tiene razón: la fotografía no es la hermana complicada del vídeo. No requiere más atención: requiere otra. Supervivencias ha dado una vuelta de tuerca a un imaginario familiar en súper 8.

Dice Ricardo: El título de la serie hace referencia al carácter frágil y transformador de la memoria, cuyos registros no sobreviven sin marcas, fisuras, adaptaciones y superposiciones.

Ricardo hizo las fotos con el renacimiento de una cámara que en los años 60 lanzo la empresa Great Wall Plastics Factory, una camára muy barata completamente hecha de plástico: la Diana. Contaba sólo con lo imprescindible: tres velocidades de obturación, tres aperturas y un enfoque manual de 1 metro hasta infinito. Su propio éxito acabó con ella. Apareció una legión de imitaciones que proponían pequeñas mejoras sobre la Diana original. En los años 70 se convirtió en un regalo de feria, y acabó desapareciendo.

El gusto por lo retro y lo vintage hicieron de la lomografía el paraíso de muchos aficionados a la fotografía. Una de las cámaras que resucitaron fue la Diana, llamada ahora Diana F+, cámara con la que Ricardo congeló los fotogramas de los vídeos familiares de su amigo.

Irene Morán, 2013

Ricardo Romanoff
Supervivencias en el Fanzine 10×15 (#20, La familia)
Ricardo Romanoff en Experimentobio
Sigue Un trozo de cartón en Facebook

Anuncios

2 Respuestas a “Fotografía y vídeo, poesía y prosa: Ricardo Romanoff y Julio Cortázar

  1. Me ha ENCANTADO……de ENCANTAR este blog, al cual llegué via ABRETE SESAMO!!! ahora te llevo al mio. FELICIDADES por tu nueva expo Irene, “SUEÑOS” Saludos desde la isla de Margarita, Venezuela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s