Metamorfosis: Eva Gabrielli, Camilleri y Ovidio. Dafne reinventada

41_osa_polar_

1942. Sicilia. Nino Zarcuto y Minica viven en una caseta al lado de la vía que va de Vigàta-Cannelle a Castellovitrano y por la que pasan dos trenes, uno de ida y otro de vuelta. Nino es el guardabarrera.

Nino y Minica tienen un pozo, y la obligación fascista de abastecer de agua a un grupo de soldados que está construyendo una línea de búnkeres cerca de las vías. Algunas noches, cuando Nino no está, los soldados molestan a Minica.

El guardabarrera es una novela deliciosa de Andrea Camilleri. Una parte de una trilogía llamada Metamorfosis. Minica, que no puede tener hijos, decide plantarse en la tierra como un árbol. Y le crecen raíces de los pies. Lo bonito de la historia es cómo Nino, en lugar de arrancarla de la tierra y llevarla a la casa, se ocupa de ella como si fuera su árbol más querido. Del mismo modo Apolo, abrazado al tronco de su amada, Dafne, recién convertida en laurel por su padre, es capaz de sentir que su corazón late todavía bajo la corteza.

Garcilaso tiene un soneto precioso dedicado a este amor transformado:
A Dafne ya los brazos le crecían
Y en luengos ramos vueltos se mostraban;
En verdes hojas vi que se tornaban
Los cabellos que al oro oscurecían
De áspera corteza se cubrían
Los tiernos miembros que aún bullendo estaban;
Los blancos pies en tierra se hincaban,
Y en torcidas raíces se volvían.
Aquel que fue la causa de tal daño,
A fuerza de llorar, crecer hacía
El árbol que con lágrimas regaba
¡Oh miserable estado, oh mal tamaño,
Que con llorarla crezca cada día
La causa y la razón por que lloraba!

(Soneto XIII)

montaje
El imaginario de Eva Gabrielli es muy particular, a veces inquietante. Para explicarlo dice que imaginemos un lugar en el que una vez al mes se regalan cuadernos, para que cada uno escriba sus sueños. Los textos de estos sueños, algunos suyos, y otros no, son el punto de partida de los escenarios de sus fotografías. Dice: Encontré uno que decía “Los seres que habían decidido convertirse en otros seres se desnudaron con humildad. Tan puros, bellos, casi santos, casi vírgenes, volaron hasta las ramas de los pocos árboles que quedaban en pie y desde allí, junto a los pájaros y otras alimañas preciosas, observaron la guerra en la que se debatía la miseria y lloraron por todo y por la cercana nada, lloraron incansables. Para muchos ese llanto fue una provocación”.

En su fotografía la verdad se une con la ficción para construir un recuerdo. Mezcla objetos que nos son vagamente familiares con pellizcos extraídos de un mundo onírico llegando a otro tipo de metamorfosis. Os dejo una serie, Animal fair. Fue un río el que convirtió a Dafne en laurel, y es Eva la que convierte en animales a estos hombres. O al revés. Con Eva Gabrielli, nunca se sabe.

Irene Morán, 2013

Mito de Apolo y Dafne
El guardabarrera, Andrea Camilleri, en el blog de Carmen y amig@s

[** Justo ayer publiqué una entrada dedicada a Francesca Woodman. Eva Gabrielli tiene algo que me recuerda a ella… ]

Anuncios

2 Respuestas a “Metamorfosis: Eva Gabrielli, Camilleri y Ovidio. Dafne reinventada

  1. La historia de Dafne y Apolo es una de mis favoritas de la mitología griega. Con eso, ya me has ganado.
    Increíbles, por cierto, las fotografías de Veru Iché que nos dejas ver. Desconcertantes, pero inspiradoras. Me gusta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s