Miranda July y Lina Scheynius: ¿moderno, descarnado, obsceno?

¿Miradas de mujer?

Miranda July y Lina Scheynius ¿Miradas de mujer?

La semana pasada cogí un libro de Miranda July con muchas ganas, he de reconocer. “Nadie es más de aquí que tú”, editada por Seix Barral. Inmersa como estoy en mis reflexiones acerca de las mujeres que desarrollan su trabajo sobre sí mismas, Miranda llegó en el momento perfecto. Ella es la protagonista de sus relatos. Una mujer pretendidamente segura de sí misma, aparentemetente feliz, detrás de la que aparece un grito de soledad y ansiedad. Juan Vilá publicó una entrada sobre su libro en su blog Algo de libros con el que no estoy del todo de acuerdo. No estoy muy de acuerdo, creo que por mujer, pero os lo recomiendo.
El caso es que la novela de la moderna de moda, Miranda July, me recordó a Lina Scheynius, sueca nacida a principios de los ochenta, y afincada en Londres desde hace más de quince años. Lina empezó publicando fotos suyas y de su exnovio a modo de diario en Flickr. Una vez más, un agente vio su trabajo y, zas, Lina fue cazada.
Sus fotos han pasado por delante de mí varias veces sin saber muy bien cómo o dónde encajarlas. Su trabajo pertenece a la serie de cosas que me incomodan profundamente. ¿Eso es bueno? ¿Es malo? ¿Es como lo de “que hablen de mí, aunque sea mal”, traducido a “que publiquen mis fotos, aunque sea porque enseño cosas que pertenecen a un círculo de absoluta intimidad”?

Yo no lo tengo claro. Igual que en el caso de Miranda, muchas de sus fotos me parecen un grito que, como mujer, me duele.

Leftovers

Diario: verano 2008

Verano 2008

Diario otoño 2010

diario primavera 2008


Lina Scheynius

Entrevista a Lina Scheynius en Le journal de la photographie
Miranda July

Irene Morán, 2012

Anuncios

5 Respuestas a “Miranda July y Lina Scheynius: ¿moderno, descarnado, obsceno?

  1. No conocía a la escritora, ni tampoco a la fotógrafa, pero con lo que has descrito…hasta yo me he sentido incómoda. Eso si, me he quedado con ganas de conocerlas más a fondo para saber qué se siente con esas particulares miradas de mujer.

  2. Incomodar está bien.

    Muy bien, incluso.

    Si no, ¿para qué sirve una foto o un libro?

    Hablo de incomodar, revolver y hasta crear cierto malestar.

    No hablo de provocar o escandalizar por escandalizar.

    ¿Quién es capaz de escandalizarse todavía?

    Al ver una foto o al leer un libro, algo debería cambiar dentro de nosotros.

    Quizá no haya que esperar un terremoto o un tsunami, tampoco es eso, pero sí algún tipo de desplazamiento interior, una idea, una actitud nueva, cierta huella…

    Aunque a mí esta Lina me parece un poco de pastel, se gusta demasiado a sí misma como para estar de verdad jodida o para jodernos a nosotros la vida una ratito. No termina de convencerme.

  3. Pingback: La mirada masculina de Pep Cunties: Meublés 1978 | Un trozo de cartón·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s